Las crónicas de Peter Sanchidrián

Un pastiche trepidante de ciencia-ficción, aventura y romance que redunda en la parodia sardónica

Lo que nos presenta José Padilla en El Pavón Teatro Kamikaze es una mirada irónica, posmoderna y descacharrante de esa materia, englobada nostálgicamente, en lo que se ha venido a llamar Generación Xennial, esa panda de ochenteros de la EGB, esa bisagra que ha vivido con cierta comodidad e, incluso, jactancia el paso fulgurante hacia este mundo tecnológico que lo ha invadido todo. Las crónicas de Peter Sanchidrián son las parodias de aquella ciencia-ficción tipo El gran héroe americano más toda esta panoplia hipercientífica y poshumana que plantea a corto plazo la inmortalidad, la clonación masiva y la convivencia con inteligencias artificiales. Una broma, claro, pero no hace más que sacar a colación, por un lado, la atmósfera americanizante de la sociedad de consumo en la que vivimos desde hace décadas y, por otro, esa redefinición de la mitología clásica en las formas de los superhéroes que a través de los cómics trasladan subliminalmente los fundamentos religiosos como la lucha entre las fuerzas del bien y del mal. De hecho, asistimos en la obra a toda una defensa de los superhéroes «mortales» como Spiderman, frente al indestructible Superman. Algo así como sentirse identificado con Aquiles. La cuestión es que este Peter Sanchidrián (aspirante a hombre-araña, pero parece que motivado por Kick-Ass) nos enseña a un Juan Vinuesa que es un espécimen de la escena teatral que cuando se pone en plan cómico alcanza un tono sin igual de patetismo, ingenuidad y bonhomía que termina por transformarse en una bomba de irrisión. Continúa esa línea estrafalaria que hemos disfrutado en Desde aquí veo sucia la plaza o Herederos del ocaso. Uno de los hechos más destacados de este montaje es la calidad del elenco. El director ha logrado reunir a seis actores que, al menos durante la última temporada, han ofrecido interpretaciones verdaderamente valiosas y destacadas en algunas de las funciones más señeras. Sin ir más lejos, Cristóbal Suárez que sigue con Arte, se muestra entregadísimo. Aquí es un amante desesperado que «acepta» convertirse en Doctor Octopus para contribuir al ensueño paranoide de su amado. Pero también es uno de esos ejecutivos estúpidos y altivos que no paran de fanfarronearse en la fiesta de cumpleaños de su jefa; en ese sketch propio de Las mil y una noches, donde una mano de mono mágica es capaz de conceder tres deseos a quien la porte. Juego de anhelos ocultos que brotan para desconcierto de los presentes (incluido convocar a un Gremlin). Antonia Paso, en un papel bronco, testosterónico, arrastra para aquí a Envidia, el personaje que está interpretando en Sueños, de Gerardo Vera, para imponer su maldad. También hará de profesora herida en el orgullo, cuando atravesamos por el episodio de los clones, protagonizado por Laura Galán (la loca en Sueño, de Andrés Lima) lanzando su soberbia como actriz exitosa que tiene a su cargo a tres siervos que «hacen de ella», que son «idénticos» a ella. Uno ya no sabe a qué agarrarse porque el argumento se trastoca y la pena es que sean tantas las ironías y las indirectas que no puedes quedarte con todas. Porque la escritura de Padilla es puntillista, inteligente y sabe arrastrar hitos de la cultura occidental en una fusión vivaz (Pedro Salinas y Kierkegaard contra la factoría Marvel) que sin ser de enorme trascendencia filosófica, demuestra hasta qué punto la fantasía que atraviesa el espíritu de los tiempos nos permite desacralizar desde las creencias más imbricadas en la sociedad hasta el nuevo dogma cientificista que ya nos promete la vida eterna. Y de esto último se ocupa, en una de las piezas más intensas interpretativamente, María Hervás (no hay que perdérsela en Iphigenia en Vallecas). Vuelve a expeler su furia y su apostura. Es una poderosa científica, una doctora Frankenstein —precisamente el humor de toda la obra posee mucho de El jovencito Frankenstein (1974), protagonizado por Gene Wilder— capaz de revivir a los muertos, tan segura de su hallazgos como doliente al ver a su ex —encarnado por José Juan Rodríguez (Todo el tiempo del mundo), quien a lo largo de toda la función se expone seguro y muy convincente— hacer arrumacos con su novia en plena entrega de premios. Lo dicho, un reparto absolutamente sobresaliente.

Pocas pegas se le pueden poder a Las crónicas de Peter Sanchidrián, si acaso cierta compartimentación de cada una de los cuadros y que, para ser una sala de reducidas proporciones, algunos gritos pueden ser excesivos. Por lo demás, no debe ser considerado como un divertimento de verano, aunque posea mucho de cine al aire libre, de cuando las películas de aventuras y de ciencia-ficción (Exploradores) lograron ilusionarnos con otros mundos posibles alimentando nuestra imaginación. Además, la factura del montaje, para ser una pequeña producción, es cuidadosa. No hay más que fijarse en el vestuario tan estilizado que ha preparado Sandra Espinosa o en el apuntalamiento sonoro de Sandra Vicente. En definitiva, una parodia altamente disfrutable repleta de remisiones que, a los de esa generación, nos congracian.

Las crónicas de Peter Sanchidrián

Cuaderno de bitácora y sillón del capitán Kirk: José Padilla

Tripulantes de la nave: Cristóbal Suárez, Juan Vinuesa, José Juan Rodríguez, María Hervás, Laura Galán y Antonia Paso

Voz de C.R.I.S.T.I.N.A.: Laura Barrachina

Sostenimiento sistémico de transbordador espacial: NASTRONAUTS

Oficial de propulsión sonora: Sandra Vicente

Delineación de uniformes de tripulación: Sandra Espinosa

Melodía corporativa de Industrias Sanchidrián: Jesús Hernández

Identidad corporativa de Industrias Sanchidrián: Pablo Ramos Escola

En el sillón del doctor Spock: Leonora Lax

Agradecimientos: Pendientes Papiroga.com, San Roque 4,3

El Pavón Teatro Kamikaze (Madrid)

Hasta el 26 de julio de 2017

Calificación: ♦♦♦♦

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s