Ternura negra

Denise Despeyroux ofrece su visión deconstruida de la malograda reina María Estuardo

Foto de Javier Naval
Foto de Javier Naval

Si la historia de María Estuardo se ha narrado y filmado en múltiples ocasiones, desde luego, hasta ahora, no había formado parte de un work in progress donde se mezcla lo propiamente metaliterario, con las conexiones de internet, con lo histórico, con lo paranormal y con un sustento romántico que genera un artefacto multifacético que ofrece momentos de extrañeza y poética dramática. Denise Despeyroux vuelve al riesgo con este relato en el que una actriz prepara su papel de la reina escocesa para una futura representación, mientras recibe las indicaciones pertinentes del director a través de Skype; y este, a su vez, se encuentra viviendo una aventura esotérica en el Castillo de Tutbury. Todo se enreda cuando entra en escena un actor con intención de ingresar en el proyecto.

En el ánimo por concentrar tantos géneros, el que gana con creces es la parodia de terror. En el cine contamos con El día de la bestia, por poner un ejemplo que, a diferencia de otros filmes más modernos como Zombies party, pretende tratar el tema de lo oculto con cierta seriedad. En Ternura negra, el humor está presente en diversos niveles de principio a fin, desde el pastiche que pretende llevar a cabo el director aceptando cualquier teoría peregrina sobre amantes, encuentros con Isabel I y su obsesión por toparse con el fantasma de María Estuardo en ese castillo encantado de Tutbury; hasta las respuestas amaneradas de Hugo, el actor, puesto que él, en el lenguaje del aura, afirma ser «índigo» ─algo, sin duda, a tener en cuenta. Si a esto le añades las posesiones de la protagonista, te encuentras con un popurrí de elementos parasicológicos, junto a devaneos artísticos de un dramaturgo un tanto chiflado, que vertebran una obra que, por otra parte, flaquea con los otros géneros. Y es que los tintes románticos lucen en la solemnidad que le imprime Ester Bellver cuando se mete en la piel de la reina y su voz épica resuena profunda; pero no parece muy creíble la repentina atracción que se manifiestan ella y su director. En el debe también se encuentra el lenguaje cotidiano y deslavazado que emplean los tres personajes cuando preparan los ensayos y que contrasta en exceso con credibilidad que se le quiere imprimir al resto de la función.

Ternura negra se sostiene y se eleva en esta marabunta de guiños y tonos gracias a un elenco absolutamente magnífico. Empezando por Joan Carles Suau que intercala su papel como joven actor con su transformación en reina Isabel I, y demuestra una solidez impresionante, un plante de orgullo y soltura necesario para compactar con Ester Bellver. La actriz madrileña, que aún sigue girando con su protAgonizo, despliega nuevamente sus habilidades vocales tanto en la interpretación del tema folclórico escocés «My bonnie moorhen», como a la hora de jugar a la realidad y a la ficción mientras ensaya su María Estuardo y es poseída por su espíritu. En este caso, Fernando Cayo aporta su buen hacer mediante una grabación, mientras, curiosamente, al mismo tiempo, está en carne y hueso en las funciones de Páncreas.

Es un espectáculo en el que se utilizan varios vestidos, armas, copas y demás atrezo, y en el que tienen cabida el ordenador y el móvil, necesarios para proyectar esa conversación en la red. Resulta curioso y, también paródico, el empleo de un falso holograma que, con un juego de luces, contribuye a sumar más aristas a todo el entramado.

La historia de María Estuardo da para mucho, su vida fue fascinante y terrible, y traerla a las tablas nos permite revisitar su figura. Es una gran noticia que una joven dramaturga se siga atreviendo a mezclar lenguajes, a jugar con las formas del teatro, de la ficción histórica y, aunque, podría redondearse algo más el encaje de tantos elementos, es, ciertamente, una buena oportunidad para ver cómo se engrasan las bisagras de la dramaturgia actual.

Ternura negra

Escrita y dirigida: Denise Despeyroux

Reparto: Ester Bellver, Joan Carles Suau y Fernando Cayo

Diseño de escenografía: Alejandro Andújar

Diseño de iluminación: Pedro Yagüe

Ayudante de iluminación y técnico de compañía: Enrique Chueca Peña

Diseño de vestuario: Ana López Cobos

Ayudante de vestuario: Marta Martín-Sanz

Diseño de sonido: Mariano García (Estudio 340)

Ayudante de dirección: Beatriz Jaén

Realización audiovisual

Dirección: Jorge Sánchez-Cabezudo y Denise Despeyroux

Dirección de fotografía, cámara y edición: Daniel Sosa

Auxiliar de dirección: Alejo Serra

Sonido: David de los Ríos y Sergio Gracy

Producción: Carne Viva y Rotura Producciones

Auxiliares de producción: Goyo Díaz, Beatriz Jaén y Carlos Fontales

Sala Mirador (Madrid)

Hasta el 7 de febrero de 2016

Calificación: ♦♦♦

Anuncios

3 thoughts on “Ternura negra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s