Petróleo

Las chicas de la compañía Piel de Lava encarnan a cuatro trabajadores de una petrolera argentina para desarrollar una propuesta conmovedora y satírica

Petróleo - Foto Carlos Furman
Foto de Carlos Furman

Los espectadores sabemos que esos trabajadores que se nos presentan como si fueran cromos de una colección o como estrellas de una teleserie son unas actrices que se han disfrazado de hombres. Disfraz y no caracterización perfeccionista e ultrarrealista; porque el disfraz vale para jugar irónicamente con nosotros y buscar el doblez cómico cuando el montaje va cayendo en cierto esperpento absurdo. Sus barbas y sus bigotes son carnavalescos, están perfilados, sus pelucas ni siquiera parecen de buena calidad y no digamos ya si una se saca finalmente su prótesis de pene fláccido y las observamos con piernas y axilas absolutamente depiladas —no es un fallo, desde luego, es una intención—. Ellas no se esconden totalmente detrás de sus papeles de machotes en una estación petrolera en la Patagonia y este es un choque que olvidamos en los momentos más profundos, aquellos en los que se discurre sobre sus derechos laborales o sobre las condiciones en las que trabajan. Sigue leyendo

Anuncio publicitario

Ternura negra

Denise Despeyroux ofrece su visión deconstruida de la malograda reina María Estuardo

Foto de Javier Naval
Foto de Javier Naval

Si la historia de María Estuardo se ha narrado y filmado en múltiples ocasiones, desde luego, hasta ahora, no había formado parte de un work in progress donde se mezcla lo propiamente metaliterario, con las conexiones de internet, con lo histórico, con lo paranormal y con un sustento romántico que genera un artefacto multifacético que ofrece momentos de extrañeza y poética dramática. Denise Despeyroux vuelve al riesgo con este relato en el que una actriz prepara su papel de la reina escocesa para una futura representación, mientras recibe las indicaciones pertinentes del director a través de Skype; y este, a su vez, se encuentra viviendo una aventura esotérica en el Castillo de Tutbury. Todo se enreda cuando entra en escena un actor con intención de ingresar en el proyecto. Sigue leyendo