El mago

Juan Mayorga firma y dirige esta obra sin fundamento ni enjundia sobre una mujer hipnotizada

Foto de marcosGpunto

Cuesta creer que un autor como Juan Mayorga considere que su nuevo texto está listo para subir a las tablas. Si no fuera porque es un dramaturgo experimentado y exitoso, diríamos que El mago está firmado por un bisoño. ¿Qué se ha pretendido plasmar en esta comedia? En principio, nada trascendente y tampoco nada entretenido. Contamos con Nadia, una mujer que acaba de llegar a casa y, por lo visto, ha sido hipnotizada en un espectáculo de magia. A partir de ahí, al espectador se le envuelve con toda una serie de explicaciones de cada situación que va ocurriendo. Por ejemplo, dar por hecho ―y convertirlo en un hilo narrativo del que tirar―, que ella (una doble, se supone) permanece aún en aquella función, subida a un estrado, junto a otras dos chicas; mientras ejecuta todas las instrucciones del hipnotista y que la susodicha materializa disciplinadamente y por duplicado. La coyuntura se alarga con diversas cuestiones paradójicas y fantasiosas, evidentemente, que se encauzan por los derroteros de un absurdo suave y que debería provocar la carcajada. No es así, puesto que cada paso está flanqueado por diálogos que pretenden justificar lo que vemos ―por increíble que sea―, en lugar de permitir su vuelo y su agilidad. Debemos olvidarnos de cualquier profundización metafísica de corte platónico o cartesiano sobre si todos están ―estamos― hipnotizados por el Sumo Hacedor o, incluso, si debemos considerar la posibilidad física de los universos paralelos. Borges es una referencia ineludible. No va por ahí el asunto, ya que ningún personaje se desarrolla de manera compleja como para darnos a entender más allá de lo obvio. Clara Sanchis se mete en la piel de la protagonista y se emplea a fondo en la expresión de su aparente locura y de su comportamiento «teledirigido»; al principio, se acoge a los efluvios de una melopea psicológica y, luego, con gran falta de originalidad, no llega a generar verdaderos choques irrisorios entre sus visiones y las del resto. Es decir, no llega ni a lo mínimamente esperable en este tipo de comedias (el público lo evidencia). Por su parte, el hacendoso marido, un José Luis García-Pérez más nervioso por la visita de los invitados que esperan que por la actitud de su esposa, se desplaza por el salón con algo de blandura, como si no tuviera la entereza suficiente para solucionar el entuerto (de lo que podríamos sacar conclusiones freudianas sobre la tensión matrimonial). Es la hija, Dulce, encarnada por Julia Piera, quien arroja algo de inquietud e incluso de fortaleza al tomar las riendas del acontecimiento. Ella niega que esa sea su madre y no puede esperar a que regrese; por lo que debe ir directamente al teatro a buscarla. La actriz se muestra segura en su proceder. Después están los tres visitantes. La primera es la abuela, María Galiana, que con su breve papel es la única que en verdad está en su sitio y la que posee las frases más irónicas y de humor efectivo. No se corta a la hora de arrear pullas a todo el que ose llevar la razón. Después llegan los que deberían convertir aquel piso en el camarote de los hermanos Marx, sobre todo si Tomás Pozzi, un actor más que dotado para la comedia ridícula y que lleva su gestualidad, a veces, hasta el histrionismo, hubiera contado con mayores posibilidades para desarrollar su carácter. Hace de un posible comprador de la vivienda que ha llegado de improviso. Y la tercera es Lola, Ivana Heredia, quien representa a una antigua novia de Víctor (el marido/el padre) y que es un papel que resulta absolutamente insignificante y baldío para el avance de la función. Básicamente porque no participa ni de lo previsto (había que convencerla a ella y a su esposo, que no ha acudido, de que le dieran empleo a la hija) y de lo que acontece. Algunos elementos del montaje favorecen el tono de astracanada, ya sea la espada que ha traído la abuela o la grieta de la pared (si se hubiera afinado con más sofisticación en el texto; podríamos pensar en su simbolismo). Curt Allen Wilmer ha realizado un buen trabajo con esa escenografía naturalista, aunque tampoco le ha dado pie para ofrecer variaciones más artísticas. El subgénero de la comedia, en su utilidad máxima, nos estampa contra la irracionalidad de nuestra propia existencia y somete a los individuos a situaciones donde su sentido común (el de todos) se quiebra; al descubrir que lo «normal» es una convención, muchas veces, sostenida con alfileres que es mejor no desprender. El anterior proyecto de Juan Mayorga, El cartógrafo, donde también él dirigía; supuso una clara manifestación de sus postulados filosóficos y de sus capacidades más que demostradas de su valía como dramaturgo. El mago es una obra menor.

El mago

Texto y dirección: Juan Mayorga

Reparto: María Galiana, José Luis García-Pérez, Ivana Heredia, Julia Piera, Tomás Pozzi y Clara Sanchis

Escenografía y vestuario: Curt Allen Wilmer (AAPEE) con EstudioDedos

Iluminación: Juan Gómez-Cornejo y Amalia Portes

Música: Jordi Francés

Violinista: Blanca Fernández

Asesora de movimiento: Teresa Nieto

Ayudante de escenografía y vestuario: Berta Navas

Ayudante de dirección: Carlos Martínez-Abarca

Producción ejecutiva: Chusa Martín y Susana Rubio

Distribución: Cuca Villén – Entrecajas Producciones Teatrales

Becaria de dirección: Irene Santamaría

Fotografía: marcosGpunto

Diseño de cartel: Javier Jaén

Coproducción: Centro Dramático Nacional, Avance Producciones Teatrales, Entrecajas Producciones Teatrales y García-Pérez Producciones

Teatro Valle-Inclán (Madrid)

Hasta el 30 de diciembre de 2018

Calificación: ♦♦

Anuncios

One response to “El mago

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.