Addio del passato

Margarita Gautier se convierte en la cantante de su propia vida en esta versión teatral de La Traviata

Addio del passatoJulio Bravo ha acometido un valioso cambio de perspectiva y ha reconfigurado el papel de Margarita Gautier, aquella famosa cortesana protagonista de La dama de las camelias de Alejandro Dumas que después inspiraría a Francesco Maria Piave para escribir el libreto de La Traviata. Addio del passato recoge el espíritu del aria del mismo nombre de la susodicha ópera. Al igual que esta, se compone de tres actos más ese epílogo en el que se consuma el anunciado desenlace. No deja de ser un melodrama donde el amor de tintes románticos transcurre en la eufórica endeblez de un imposible. Margarita, encarnada por Lola Baldrich, con un punto persuasivo entre el encantamiento y el divismo, cae enamorada de Alfredo Duval de una forma un tanto inverosímil, quizás más motivada por el repudio hacia su amante Raúl que por las habilidades de ese timorato fan al que da vida Fran Calvo, quien en verdad se va creciendo interpretativamente hasta llegar a cierto tenebrismo una vez ha pasado por la patética desesperación del beodo. Que sepamos que la Gautier padece una enfermedad incurable ─quizás habría que retocar el texto en el momento en el que el médico revela el fatídico dictamen, se llega a escuchar algo así como… «¿son buenas noticias?», «me temo que no», «entonces son malas»─ no hace más que ver ese amor improbable como una situación agónica en la que los espectadores poseemos esa información privilegiada y nos compadecemos del pobre desdichado. La propuesta de Julio Bravo y de Blanca Oteyza, como responsable en la dirección, es ambiciosa; no solo porque hayan contado con actores de sobrado nivel, sino porque, además, llegan a ser hasta seis para una historia que es pequeña en cuanto a la trama. Entre los intérpretes me ha cautivado la sentida expresión de Carolina Herrera, a quien ya valoramos muy positivamente en La ola; aquí posee un breve papel haciendo de Alejandra, la hermana de Armando Duval. Noemí Rodríguez, a la que vimos no hace mucho por la misma sala en La fundación, se enfunda el traje de Carlota, una mujer al servicio de Margarita, una amiga acérrima a la que también se le da estupendamente contar chismes; la actriz sabe amplificar las emociones en los momentos cumbre. Finalmente, Orencio Ortega interpreta al médico y mantiene una posición de confidente que nos deparará algún pequeño secreto, y José Emilio Vera, como Raúl, un hombre cargado de chulería y endiosamiento donjuanesco que lleva su soberbia al límite, verdaderamente subyugador a lo largo de la función. Hay que valorar muy positivamente la labor de Pier Paolo Alvaro en el vestuario, los trajes de Margarita son magníficos, fundamentalmente el negro que se pone después de su actuación, y que le favorece tanto a Lola Baldrich. Además, la elección de los zapatos es inmejorable, esos tacones dan un toque de elegancia y modernidad. Teniendo en cuenta las características de la sala, Roger Portal nos ofrece un concepto escenográfico creíble, compuesto de mínimos elementos que sirven para situarnos en un camerino, en una suite y en una sala de fiestas, lugares a los que somos trasladados bajo la melodía de un violín. Los detalles musicales completan esa armonía artística con las funciones en la sombra de Ruth Rubio en el diseño del espacio sonoro y como ayudante de dirección. Debemos tener en cuenta que todos estos elementos se deben conjugar a la perfección, puesto que la presión es máxima en aquellas estancias tan reducidas, con el público tan pegado a los actores.

Transportados a los años 60 del siglo XX, con guiños a la Calas, pero algo falto de coherencia estética y discursiva frente a esa época que justifique tal decisión, y cierto apuntalamiento excesivo hacia lo melodramático y lo sentimental, Addio del passato nos permite adentrarnos en los intersticios de la literatura y de la ópera a través de un personaje que se rearma de manera preciosista en manos del dramaturgo Julio Bravo.

Addio del passato

Autor: Julio Bravo

Dirección: Blanca Oteyza

Reparto: Lola Baldrich, Noemí Rodríguez, Orencio Ortega, José Emilio Vera, Fran Calvo y Carolina Herrera

Dirección artística y vestuario: Pier Paolo Alvaro

Concepto escenográfico: Roger Portal

Fotografía: Ángel de Antonio

Ayudante de dirección y espacio sonoro: Ruth Rubio

Producción: Mariana Gyalui

La Pensión de las Pulgas (Madrid)

Miércoles de junio de 2016

Calificación: ♦♦♦

Texto publicado originalmente en El Pulso.

Anuncios

2 thoughts on “Addio del passato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s