Los cuentos de la peste

Mario Vargas Llosa se sube al escenario como un actor más en su obra sobre el Decamerón

cuentos_peste_escena_05Uno accede al Teatro Español y luego penetra a través de los vomitorios y se encuentra con la peste en un caballo y una fuente muerta en el centro, donde debían situarse las butacas. Aquel espacio nunca antes ha sido tan acogedor, recrea un ambiente mágico, un lugar que debe dar cabida a la transición entre el Medievo oscuro, pero también lúdico, y el Renacimiento que debe iluminar el futuro recogiendo las esencias del pasado clásico. Luego comienza la función y aparece Mario Vargas Llosa para empujarnos hasta la Villa Palmieri. 

La realidad y la ficción bailan a lo largo de toda la obra. El escritor real, Vargas Llosa, actúa representando al personaje ficticio del duque Ugolino (sin esplendor, pero sin chirriar. Sin un dominio pleno del cuerpo y el espacio dramático, pero sin entorpecer. Sin la dicción de un profesional, pero tampoco marcando las frases como un escolar en fin de curso). A su vez, el autor del Decamerón, Giovanni Boccaccio, es ficcionado por la interpretación vitalista y descomunal de Pedro Casablanc (como ya hiciera hace unos meses en Hacia la alegría). También tenemos ficción dentro de la ficción, al fin y al cabo esto va de contar cuentos para evadirse frente a la amenaza de la peste, con Aitana Sánchez-Gijón, que es un ser plenamente espectral, Aminta, un fantasma de conciencia frente a Ugolino. La actriz solventa con seriedad este papel, demasiado seco, a veces, y se la ve brillar más cuando baila o revolotea en sus papeles de monja o madre noble. Más ficción, aún, con todos los personajes que encarnan Marta Poveda (la Filomena) y Óscar de la Fuente (el Pánfilo). Ambos amplían el escenario con sus movimientos gráciles, con su capacidad para abrir la fantasía más erótica y, a la vez, bucólica, recordando las posibilidades carnales en un momento de descomposición corporal. En el juego eterno de las mentiras verdaderas al que tanto le gusta jugar a Vargas Llosa, lo que observamos es la experiencia de Boccaccio antes de ponerse a escribir ese antídoto contra la peste (trasunto, por otro lado, del castigo, la herejía y la maldad). El Nobel, aunque en esta pieza no brille por su originalidad, sí que pergeña su obra dramática mejor estructurada de las vistas hasta ahora. Únicamente descompensada por un preámbulo excesivamente denso para ser escuchado, largo y falto de la viveza que esta obra energizante debe imprimir.

En cuanto a esta boutade de don Mario —nada más y nada menos que debutar como actor de pleno derecho y con tal parrafada en el Teatro Español—, quizás deba tomarse como un homenaje de sus admiradores, de los amantes del teatro a un autor tan grandioso que, además, vive entre nosotros. Seguramente él cambiaría una de esas empingorotadas entregas de premios repletas de meapilas, por este mes de reunión delante de un público que, a buen seguro, no acude obligado y, en su mayoría, tampoco por el morbo de verlo actuar.

Al final, que es lo importante, el resultado es estéticamente fantástico, intelectualmente alimenticio y espiritualmente entretenido.

Los cuentos de la peste

Autor: Mario Vargas Llosa

Dirección: Joan Ollé

Reparto: Mario Vargas Llosa, Aitana Sánchez-Gijón, Pedro Casablanc, Marta Poveda y Óscar de la Fuente

Escenografía: Sebastià Brossa

Diseño de luces: José Manuel Guerra

Diseño de vestuario: Miriam Compte

Diseño de espacio sonoro: Damian Bazin

Composición musical: Quim Ollé

Movimiento escénico: Regina Ferrando

Teatro Español (Madrid)

Hasta el 1 de marzo

Calificación: ♦♦♦♦

Texto publicado originalmente en El Pulso.

Anuncios

One thought on “Los cuentos de la peste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s