Stockmann

Oriol Tarrasón presenta una adaptación libre de Un enemigo para el pueblo recortada en exceso

Foto de María del Río
Foto de María del Río

No falta quien se apresura a la hora de afirmar que Un enemigo para el pueblo es una obra absolutamente actual. En realidad, lo que es actual es el tema eterno de la corrupción política y de la avaricia; pero el lenguaje de Ibsen es el de una sociedad puritana del siglo XIX. Para que verdaderamente pudiera relacionarse con nuestra situación presente habría que inyectar altas dosis de cinismo. Hoy la hipocresía y la mentira más satisfecha campan a sus anchas. Las declaraciones de los políticos imputados, de los ex tesoreros encarcelados o de los ex banqueros se construyen con juegos verbales en un alarde de peripecias falaces.

El envoltorio de Stockmann era del todo atrayente: el propio título, un cartel sugerente, un teaser provocativo con música de Sakamoto, una escenografía repleta de copas de cóctel y un preludio estiloso cargado de gestos libidinosos. En estos elementos se dibujaba una senda para intervenir en la obra con total desparpajo, sin embargo, esta adaptación libre ha recortado todas esas conversaciones que había escrito Ibsen para que la demagogia no fuera tan abrupta (que es lo que ocurre en las tablas del Fernán-Gómez). Aquí no esconden nada. No existe la elipsis. Las declaraciones son tajantes. Las amenazas evidentes. Sin encubrimiento se plantea el dilema: cerrar el balneario que tanto bien económico ha traído al pueblo a causa de las aguas putrefactas que lo llenan o engañar a los clientes esperando que no se vean afectados muchos de ellos. El doctor Stockmann posee el informe científico y en su mano está buscar el sensato veredicto.

Uno de los problemas de esta obra es que, transcurridos más de cien años desde su publicación, puede llevarnos a la conclusión de que el protagonista es un hombre limpio, honrado y que representa la búsqueda inexorable de la verdad. En realidad es un ingenuo. ¿Qué pensaríamos hoy en día si alguien respetable o simplemente serio afirmase por televisión: «He descubierto que las raíces de nuestra vida moral están completamente podridas, que la base de nuestra sociedad está corrompida por la mentira?» Alguien tendría que preguntarle en qué mundo ha vivido hasta entonces; de dónde se cree que ha salido todo aquello de lo que disfruta, cómo se piensa que se ha podido construir un balneario en un pequeño pueblo. El doctor Stockmann (como todos nosotros) vivía dentro del sistema y este no se ha sostenido nunca, ni se sostendrá, en la pureza de principios. La demagogia que destila el texto así espetado me resulta insoportable para la que está cayendo.

A todo esto hay que añadirle que las interpretaciones de algunos actores necesitarían mayor rotundidad. Por ejemplo, Bernat Quintana debe solventar el handicap de la edad, se le ve demasiado joven para el papel que debe representar (Doctor Thomas Stockmann) o Ana Mayo cuando hace de suegra parece un tanto caricaturizada. Por su parte, Mario Tardón me pareció magnífico, le va muy bien el papel de alcalde, lleva en él una sonrisa lo suficientemente maliciosa como para persuadirnos.

Quizás Oriol Tarrasón ha perdido la oportunidad de adaptar realmente el sentido de esta obra al lenguaje falaz con el que hoy debemos lidiar.

Stockmann

Autor: Henrik Ibsen

Adaptación y dirección: Oriol Tarrasón

Reparto: Mario Tardón, Jimena La Motta, Ana Mayo, Jorge Suquet y Bernat Quintana

Escenografía: Les Antonietes

Iluminación: Iñaqui Garzón

Sonido: Eduardo Arbide

Diseño: Assad Kassab

Producción: Les Antonietes

Teatro Fernán Gómez (Madrid)

Hasta el 1 de noviembre de 2015

Calificación: ♦♦

Texto publicado originalmente en El Pulso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s