Big Boy

Una historia de emigrantes irlandeses en los años veinte, interpretada con todos los recursos del teatro físico

BigboyfotoLa historia que han creado José Luis Montiel, Mario Ruz y David Roldán ha sido contada en muchas  ocasiones,  aunque no  de la forma que ellos han pergeñado. Nos situamos en el Dublín previo a la  Primera Guerra Mundial, un  par de amigos de  toda la vida se enrolan en el ejército. A su regreso, la falta  de trabajo les abre la posibilidad de viajar a  América, ese sueño engañoso en el que tantos irlandeses cayeron. Primero se marcha Jimmy, un muchacho intrépido y  ansioso por ganarse la  vida de alguna manera. Después  seguirá sus mismos pasos Michael, Michael Smith, Big Boy, un  joven e inexperto boxeador  con unas dotes  físicas envidiables, pero que es aún más ingenuo que su amigo del alma. También desembarcará en la tierra  prometida en busca de más combates y de un empleo que le permita enviar dinero a  casa rápidamente. Allí,  una vez  reencontrados, descubrirán las maléficas estructuras del mundo gansteril. En definitiva,  una historia  sencilla sobre  emigrantes, boxeo y mafia que huele al cine de Raoul Walsh y su film Los violentos años   veinte, época de la Ley seca y de  la corrupción. Es cierto que se echa de menos una trama más compleja,  algún giro  sorpresivo que nos lleve al  desenlace de una forma más esperanzadora para el destino de estos dos pobres pichones  dublineses. Aún así, las emociones  se mantienen firmes durante todo el trayecto. Porque lo que cuenta en Big boy son  los procedimientos dramáticos que  explotan los dos actores protagonistas. Formados en la Escuela de Mar Navarro y  Andrés Hernández, especializados en el  teatro físico de Jacques Lecoq, aprovechan todos los recursos aprendidos  para interpretar a decenas de personajes que  aparecen y desaparecen en los movimientos y en los gestos de José Luis  Montiel y Mario Ruz. Cómo juegan con el tiempo,  ralentizándolo hasta la cámara lenta en los combates durante la guerra o en las peleas de boxeo. Se esfuerzan con ahínco mediante el mimo en todas sus variedades, mientras, en pequeñas intervenciones, van relatando los diferentes avatares que se van sucediendo y a los que, quizás, habría que dar un tono más teatral, acorde con el desparpajo que demuestran en cada uno de los cientos de escenas que plasman. Además, empastan perfectamente con la música, muy acorde, y con pequeñas canciones y sonidos que ellos mismos realizan.

Se vislumbra, desde luego, un trabajo gigantesco de coordinación y compenetración. La panoplia de rostros, voces y disposiciones del cuerpo configuran una coreografía que únicamente finaliza con el aplauso efusivo de un público entregado y en total comunión con una entrañable función. Nos recuerda a la Our Town que montó hace unos meses Gabriel Olivares, también con técnicas similares. Big boy huele a éxito y, si los padres están atentos, es, efectivamente, una obra que podrían disfrutar también espectadores más jóvenes. Esperemos que se animen.

Big Boy

Texto y dirección: José Luis Montiel Chaves, Mario Ruz Martínez y David Roldán Espejo

Reparto: José Luis Montiel Chaves y Mario Ruz Martínez

Supervisión en la dirección y la dramaturgia: María del Mar Navarro y Andrés Hernández

Dirección técnica: David Roldán Espejo

Vestuario: Paloma de Alba Chaves

Escenografía: Encarnación Martínez Cerezo

Fotografía y diseño gráfico: Carmen Reyes Martínez

Teatro Lara (Madrid)

Viernes y sábados – Agosto

Calificación: ♦♦♦♦

Artículo publicado originalmente en El Pulso.

Anuncios

One thought on “Big Boy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s