BARRO

Un drama que repasa fulgurantemente la Primera Guerra Mundial a través de los jóvenes soldados de ambos bandos

Hay que insistir una vez más en la importancia que tiene el proyecto de La Joven Compañía; pues supone un hito en la difusión del teatro. Si un grupo de profesionales está ganando espectadores (y el esfuerzo es ímprobo en nuestra sociedad de la sobreabundancia ociosa) son precisamente ellos. Puesto que la combinación de textos interesantes, ya sea porque se apoyan en clásicos o porque al ser de nuevo cuño atinan con temas de relevancia; o ya sea porque estéticamente son altamente atractivos tanto para el público general como para los adolescentes. Todo esto no les debe eximir de la crítica, que tendrá que ser tan exigente como el trabajo que ellos mismos se imponen. Sigue leyendo

Anuncios

Insolventes

Texto de Félix Estaire sobre las vidas truncadas de tres sevillanos afincados en un barrio barcelonés

Que unos charnegos de un barrio obrero de Barcelona, que bien pudiera ser Hospitalet o Cornellá, no se vean impelidos a discutir sobre procés o que este planee sobre sus cabezas, envejece un texto que se sitúa en 2002 —indican que se está viviendo el auge de Operación Triunfo 1 (inolvidable aquel himno televisivo: «A tu lado»), aunque ellos son más de Estopa o La Cabra Mecánica. Da la impresión de que nos retrotrae a una época mucho más lejana. Es un claro ejemplo de cómo han cambiado de forma fulgurante algunas actitudes y maneras en nuestra sociedad, tan solo fijarse en que no tienen un móvil en las manos ya es suficiente. Nos encontramos en una librería de viejo regentada por León, este deambula con la muleta en la mano; pues ha quedado cojo tras un accidente en la obra donde trabajaba. Javier Zarapico interpreta a este tacaño y zorruno pobretón con cadencia propia de los astutos que pretenden cubrir sus miserias y sus cuitas. A su servicio está Jano, un muchacho con pocas luces, que cumple afanosamente con todos los cometidos que le ordena su amo. Sigue leyendo

Dentro de la tierra

Sube a escena la obra de Paco Bezerra sobre los invernaderos almerienses, a través de la mirada de un joven fantasioso

Foto de marcosGpunto

Ante todo, se plasma en esta obra galardonada en 2009 con el Premio Nacional de Literatura Dramática, una atmósfera; ya de por sí viciada por la confluencia de múltiples elementos, como se verá, que es observada, además, por una contemplación evasiva y enloquecida que nos remite más al sueño que al raciocinio. La huerta almeriense, cubierta de plásticos, es, auscultada desde fuera, un paraje artificioso al que sabemos que acuden muchos inmigrantes africanos. También es el lugar con menos precipitaciones de Europa y, a la vez, el que genera unas cosechas de números exorbitantes. La implementación de técnicas de cultivo, y eso incluye el uso de insecticidas («Los insectos se inmunizan y crecen hasta el triple de su tamaño»), han propiciado una ingente riqueza a muchos agricultores de la zona. Aquí precisamente nos encontramos a una familia, integrada por un padre y sus tres hijos, que ofrecen comportamientos antiguos, modales que remiten a esa presión social propia de sociedades rurales encerradas sobre sí. El auténtico protagonista, Indalecio (como el santo patrón de Almería o como el indalo), vive inmerso en sus historias, es un escritor que no conserva sus relatos por escrito, sino que los deja cocer en su cabeza. Es el menor de los tres hermanos, un muchacho fantasioso que se cuela en los invernaderos de su padre para divagar en sus cuentos. Sigue leyendo