El caballero de Olmedo

Los Olvidados representan la tragedia lopesca desde un ambiente de charanga verbenera para reactualizar esta leyenda

Vuelve a ser idóneo el espacio del Corral Cervantes para aproximar el clásico de Lope a la calle, al contacto más cercano y clarividente con el pueblo. Además, Julio Hidalgo, que sobresalió inequívocamente hace unos meses en El perro del hortelano (igual que otros de los componentes de esta agrupación), se pone al frente de Los Olvidados (una compañía casi recién nacida) para ofrecer una dirección y una dramaturgia altamente festiva, muy pegada a la estética de la verbena estival con sus charangas y sus canciones pegadizas. En este sentido, cuando somos recibidos a golpe de éxito por todo el elenco a tope de calimocho y con los instrumentos a todo trapo, uno entiende ya que la tragedia va a ser menos trágica y que las consabidas oscuridades van a desaparecer casi por completo. Sigue leyendo

El rufián dichoso

Recuperación de esta comedia cervantina sobre la vida del mártir fray Cristóbal de la Cruz

No es lugar para recordar aquí lo mal que le fue a Cervantes en vida como dramaturgo; aunque, como viene ocurriendo en los últimos tiempos, no paran de representarse obras suyas; ya sea la Numancia, algunos Entremeses o Pedro de Urdemalas. Al igual que esta última, El rufián dichoso —por lo visto, sin estreno previo a este conocido— se encuentra entre aquellas «ocho comedias nunca representadas» de su segunda época. En esta compagina el tema pícaro —en la órbita de Rinconete y Cortadillo—, con el hagiográfico. Mucho se empeñó el literato en buscar una vida de santo lo suficientemente atestiguada para lograr el máximo de verosimilitud. Para ello tomó la historia de Cristóbal de Lugo, un pendenciero sevillano que, tras repentina conversión, se marchó a Méjico para vivir como fray Cristóbal de la Cruz, donde realizaría varios milagros. Sinceramente, lo más interesante radica en el primer acto. Sigue leyendo