Dribbling

Ignasi Vidal ha creado un thriller futbolístico que da juego para contemplar la oquedad de nuestras adoradas estrellas

Dribbling - FotoRevisando el reciente tomo Teatro y deportes en los inicios del siglo XXI, compilado por José Romera Castillo, uno confirma que el fútbol apenas ha concitado la atención de los dramaturgos españoles; y eso que estamos hablando de una práctica deportiva que posee una repercusión social y mediática descomunal. Más paradójico resulta, si uno observa las tendencias políticas de la mayoría de las dramaturgias contemporáneas —claramente sesgadas hacia la izquierda— y si nos fijamos de dónde procede el futbol y los futbolistas; es decir, la clase obrera —Inglaterra es el gran ejemplo—. Una manera de ascender socialmente ha sido el deporte, ya fuera el boxeo, en sus tiempos, o el propio fútbol. También es cierto que la intelectualidad literaria ha despreciado, desde su elitismo, abordar el tema; aunque muchos escritores declararan sus filias futboleras. Recordemos que fue cuestión de debate, cuando dos entrenadores, como fueron Jorge Valdano y Ángel Cappa, pusieron sobre la mesa aquello de la filosofía futbolística, del arte en el fútbol y el estudio trascendental que suponía un deporte que se iba sofisticando tanto en el campo, como en las áreas económicas, empresariales, sociales y hasta morales. Quizás, como suele ocurrir, el sueldo de las estrellas ha evitado que se mire a todos aquellos que se quedan por el camino ilusionados por los cantos de sirena y los castillos en el aire. Si el jugador no se convierte en nuestro fetiche favorito, se transforma en el perdedor que alivia nuestra envidia o, peor, en un tipo invisible que ni siquiera tuvo una oportunidad real, cuando ya había abandonado los estudios. Y sí, los futbolistas, además, están cosificados y eso, por lo visto, hoy se considera algo terrible; porque no son tomados como personas. Muchos de estos asuntos se tocan en Dribbling, obra firmada por Ignasi Vidal. Afirmemos tajantemente que el autor ha escrito un texto perfilado con detallismo, con diálogos muy medidos en la información que se nos va transmitiendo y que consigue aunar un lenguaje que se destina más a los adolescentes (véase el uso del rap, que siempre parece juvenil y que en Francia tiene mucho predicamento), con otro que iría directo a la conciencia de los padres y de las madres, y a la sociedad en conjunto. Este hecho, claro, restringe en cierta medida la complejidad por la que se desea discurrir. Se va demasiado al grano, se es demasiado claro para lo que suelen embarrarse estos affaires, principalmente en el ambiente de la posverdad. O sea que, si nos pusiéramos un poco más estrictos, habría que señalar que aquí los ríos de tinta supuestos se sintetizan para no abrumar al espectador. Esto, en alguna medida, es una rémora; sobre todo, si queremos darle más consistencia al desenlace que no revelaré; pero que es del todo aceptable. Álvaro Rico, hace de Javi Cuesta, un futbolista top de 25 años que juega en un equipo parisino —imaginemos al PSG—, que arrastra una reticente lesión de rodilla que lo mantiene apartado del campo y que, mientras se recupera, aprovecha para salir de farra a las discotecas de moda con sus colegas. Nada que no nos hayan narrado en múltiples ocasiones los periódicos deportivos devenidos en papel cuché, últimamente amplificados por las redes. Lo verdaderamente interesante del argumento que ha pergeñado Vidal es la intercalación de la sicología deportiva y su veta existencial, con un thriller derivado a una denuncia por acoso sexual. En este último sentido, podemos recordar lo ocurrido con Benzema y el supuesto chantaje o el «Caso Arandina». No obstante, aunque el machismo que se destila es llamativo y los comentarios sobre la chica acosada son despreciables, la obra posee otras capas de mayor calado, entre ellas, también el estatuto de la inocencia y de la verdad. Rico empieza un tanto taciturno para estar enfrascado en su lujoso apartamento (debemos imaginarlo así, porque Alessio Meloni ha creado una escenografía una tanto confusa, entre lo simbólico, con el césped vertical y el espacio pentagonal que resulta polivalente, y el naturalista despacho del agente); pero luego va encontrando su sitio. Un muchacho algo ingenuo para llevar metido en ese mundo desde la adolescencia. Se muestra creíble su fragilidad. Reconozcamos que una vez se plantea el nudo, el clímax se intenta sostener con vigorosidad dialéctica y que las escenas no dan tregua entre discusiones acaloradas y discursos de sinceridad insoportable. Desde este punto de vista, la obra, a pesar de utilizar un lenguaje a veces brusco y soez, y hasta subido de tono —no se dan cortapisas y se va directo al grano— es muy apropiada para la gente más joven, sobre todo para varones tan alejados de los intereses teatrales. Les molaría, sin duda. Que Nacho Fresneda haya encontrado el cariz de lógico cinismo con esos aires de interesada paternidad postiza, resulta absolutamente beneficioso. Mefistófeles con trajes a medida. Un Jorge Mendes situándose en igualdad de condiciones con su pupilo y dispuesto a emplear las tretas mafiosas. Un tipo ambicioso, con su propia lesión de rodilla impertérrita como un capitán Ahab sin escrúpulos y con su objetivo manifiesto. Ambos intérpretes se adaptan excelentemente al ambiente general del que hablaba al principio. Es cierto, insisto, que no nos adentramos en honduras mayores, en posicionamientos existenciales que den cuenta de lo que supone el decaimiento y la pérdida de motivación para seguir viviendo con esa exigencia; o en análisis socioculturales que critiquen con mayor afán a la sociedad de consumo. Todos estos aspectos se sobreentienden; pero la obra tiene una duración breve. Ignasi Vidal ha redactado frases cortantes que resuenan en el imaginario colectivo y ha dirigido la pieza con ritmo pujante. Entre los temas que se tratan creo que, a parte del endiosamiento que lleva al muchacho a perder el control (y esto no justifica sus acciones; aunque nos permite entenderlo), está la cuestión de las ínfulas del padre. Este no sale; pero es un personaje en la sombra. El típico ejemplo del hombre que necesita proyectar su anhelo fracasado en el éxito espectacular de su hijo (algo similar le pasa a nuestro representa, pues es un paralelo). La presión del día a día, la perdida de una juventud sana y normal, son una carcoma que destruye a estos chicos inmaduros y solos, rodeados de tiburones que se quieren aprovechar de ellos. Y por encima de todo: los trileros marcando el juego. Los aficionados al fútbol pueden contemplar esta obra con las revelaciones de Florentino Pérez resonando en la cabeza. Seguro que nuestro protagonista será observado de otra manera. Dribbling despliega cuitas candentes de nuestra sociedad actual y nos lleva a plantearnos hasta qué punto merece la pena el deporte de élite.

 

Dribbling

Texto y dirección: Ignasi Vidal

Reparto: Nacho Fresneda y Álvaro Rico

Escenografía y vestuario: Alessio Meloni

Diseño iluminación: Felipe Ramos

Ayudantía dirección: Roberta Pasquinucci

Dirección de producción: Nadia Corral

Distribución: Fran Ávila

Teatro Marquina (Madrid)

Hasta el 3 de octubre de 2021

Calificación: ♦♦♦

Puedes apoyar el proyecto de Kritilo.com en:

donar-con-paypal
Patreon - Logo

El curioso incidente del perro a medianoche

Álex Villazán logra una interpretación primorosa en la adaptación de esta novela juvenil

Foto de David Ruano

El éxito de la novela que publicó en 2003 el escritor inglés Mark Haddon se ha ido fraguando a fuego lento y ya es una de las lecturas obligatorias en cientos de institutos de España. Lo cierto es que se utiliza en ese sentido pedagógico tan habitual en nuestros días ―casi siempre tendente al adoctrinamiento y a la falta de crítica―; pero es de justicia valorar sus virtudes literarias; aunque su lector potencial sea el adolescente. Contamos con el punto de vista de un quinceañero afectado por un trastorno del espectro autista ―seguramente Asperger―, de esa minoría que brilla prodigiosamente por sus habilidades mentales; mientras fracasa irremisiblemente en las relaciones personales y en su propia autoconcepción. Por eso encontramos redundancias, obsesiones, listas de números, problemas que nadie se ha planteado, cuestiones matemáticas llevadas al extremo, memoria fotográfica y, todo ello, bajo la pátina de la novela de detectives; por lo tanto, también, con giros metaliterarios bien significativos (muchísimos materiales que en el texto aportan información suplementaria de todo tipo son retirados en su mayoría en la adaptación teatral). Sigue leyendo

Largo viaje del día hacia la noche

Juan José Afonso ofrece una versión del clásico basada en un sólido trabajo actoral

Largo viajeNo hay obra de teatro de Eugene O´Neill que demuestre con mejor tino el proceso de implosión familiar que Largo viaje del día hacia la noche (también conocida como Largo viaje hacia la noche). Es un ejemplo para cualquier escritor de cómo se debe dosificar la información, de cómo el pasado debe ir penetrando en los diálogos evitando que los personajes se conviertan en narradores. Esto, generalmente, implica que la obra dure más, que el ritmo sea más lento y así ocurre con esta función que llega hasta las dos horas y cuarto. La duración es una virtud. Podríamos sentarnos en la butaca sabiendo que lo que vamos a contemplar es una cuasi autobiografía de O´Neill en un día de 1912, aunque escrita en 1940 (considera: «creo que es la mejor obra que he escrito». Considera, también, que no debería representarse hasta que pasaran veinticinco años; algo que no ocurrió), saber cómo fue su vida y, aun así, aceptar que las familias tienen tabúes, códigos y maneras que se pueden revelar de sopetón. Sigue leyendo