Don Quijote somos todos

Teatro del Temple se enquijota a través de una fantasía irónica y absurda con el clásico de Cervantes

Don Quijote somos todos - FotoEl Teatro del Temple lleva unos meses en Madrid mostrando sus trabajos y evidenciando cuáles son sus concepciones estéticas. Lo hemos comprobado con Los hermanos Machado y con El Buscón, que todavía se puede disfrutar en la Fiesta Corral Cervantes. Presentan ahora Don Quijote somos todos y detectamos la misma línea intermedia entre la delectación y la didáctica. Un montaje lleno de curiosidades en relación a nuestro clásico por antonomasia; pero con el freno echado respecto de visiones políticas que se insinúan y que tienen mucho que ver con unos pensamientos actuales bastante pujantes. En este último término, la idea de la «España vacía» puesta en circulación tan exitosamente por Sergio del Molino, un autor afincado en Zaragoza (como la propia compañía), y que ahora vuelve a las andadas con su nuevo ensayo Contra la España vacía, sirve de espita para dejar que la ensoñación quijotesca surja como un hálito de esperanza ilusorio; pues, al igual que le ocurre a todos esos pobladores de las zonas más deshabitadas de nuestro país, exigir atención a su estado es como luchar contra gigantes. Sigue leyendo