Queen Lear

Juan Carlos Rubio enmienda a William Shakespeare con otro de esos cambios de sexo de nuestra modernidad para no alcanzar una cumbre más sugerente

Queen Lear - Foto de Virginia RotaCuando Lluís Pasqual ciñó la corona a la Espert y Ricardo Iniesta hizo lo propio con Carmen Gallardo, en la versión de Atalaya, los espectadores se confiaban a un personaje, no se cuestionaban si era hombre o mujer, sino que evidenciaba una serie de fulgores como la ambición de poder, la exigencia de lealtad hasta el final y, si se quiere, amor. Sin embargo, esto de Juan Carlos Rubio me huele a impostura modernilla, a estar con lo que pita, a arrimarse al feminismo quejoso que nunca tiene suficiente en ningún ámbito. Es decir, si quieres jugar a la perspectiva femenina, danos algo que no esté en Shakespeare y que justifique el trastoque. Poco encontramos que mejore o enmiende el original, o que nos haga reflexionar en otras posibilidades de ahondar en los vicios más nefastos y autodestructivos. Sigue leyendo

Anuncio publicitario

El sueño de una noche de verano

La obra de Shakespeare es llevada al terreno del animismo coreano en la puesta en marcha del ciclo «Una mirada al mundo» del Centro Dramático Nacional

Foto1_Jisun-Park_suenonocheveranoDesde hace varios años el cine coreano ha logrado un gran predicamento en los festivales y en las salas europeas. Si dejamos de lado las cintas de ultraviolencia filmadas por Park Chan-wook, sus dramas o comedias no reprimen momentos de un humor que posee rasgos infantiles y naifs (muy similar, en ocasiones, al francés). Lo que el Centro Dramático Nacional ha traído al María Guerrero para inaugurar su ciclo «Una mirada al mundo» es, en realidad, uno de esos productos teatrales que funcionan muy bien en la calle, que divierten a niños y mayores, y que no aspiran a la más mínima trascendencia. Lo que presenta la compañía Yohangza Theatre puede ser El sueño de una noche de verano o una de sus cientos de fábulas animistas. El texto de Shakespeare queda reducido a su mínima expresión argumental y hasta en eso hay variaciones. Sigue leyendo