Islandia

El Teatro María Guerrero acoge esta fábula de estilo dickensiano sobre la crisis económica, firmada por Lluïsa Cunillé

Podríamos afirmar que si alguien presenta un proyecto teatral bajo el binomino Islandia-crisis económica, es muy probable que se imaginara una representación de las transformaciones radicales ―no solo financieras― que se dieron en este pequeño país después de la debacle ocurrida en 2008. Al saber que la obra fue escrita en 2009, entonces, uno tendería a pensar que vaya mala suerte, que ha elegido la nación arruinada que más éxito tuvo en los siguientes años a la hora de recuperarse tras el hundimiento mundial. Bien, pues tras salir de la función, no queda más que creer que efectivamente ha sido Islandia, como podría haber sido cualquier otro lugar afectado, para tomar el punto de partida; porque el desarrollo del montaje vive ajeno a las complejidades bursátiles, a los destrozos sociales, a la sofisticación tecnológica de la actualidad y a una verosímil emulación de nuestro estado contemporáneo. Es verdaderamente sorprendente que una dramaturga veterana como Lluïsa Cunillé haya escrito un texto tan simplón y, lo que es peor, que haya sido alabada por ciertas personalidades del mundillo teatral. Sigue leyendo

La cantante calva en el McDonald´s

La Compañía Hongaresa celebra dos decenios sobre los escenarios con la peculiar mirada al clásico de Ionesco

Hla-cantante-calva-en-el-mcdonald-fotoan pasado veinte años desde que se estrenara esta intervención brusca en el texto de Eugene Ionesco. Por aquel 2006 ya se había popularizado la exitosa expresión de George Ritzer: Mcdonalización de la sociedad (título de su ensayo) y el tiempo no hacía más que darle la razón. El taylorismo y el concepto de «jaula de hierro» propiciado por Max Weber se aplican a nuestro modus vivendi de forma avasalladora. En dos décadas diríamos que el asunto se ha complejizado aún más y que la susodicha hamburguesería seguramente no sea ya el epítome de nuestro mundo hiperenlazado. La red y el ansia por compartir nuestras anodinas experiencias han trasladado el foco de atención hacia los mentideros virtuales en ciento cuarenta caracteres. La cantante calva en el McDonald´s ha envejecido levemente, aunque su modelo sigue ahí para recordarnos que nuestra vida puede ser happy (sobre todo happy meal). Sigue leyendo