El pantano

Hamlet se transforma en una tragedia rural ideada por el director teatral Fernando Ferrer

El pantano - FotoSi el dramaturgo argentino versionó con mucho sentido hace unos años El rey Lear con La fiesta del viejo; ahora hace lo propio con Hamlet. Digamos que ha reconvertido el clásico de Shakespeare en un drama rural que, por necesidades, se nos muestra aderezado por elementos propios del Romanticismo. Porque esta es quizá la mayor pega que le encuentro a esta actualización, y es que se nos remita a «voces» en el pantano, a presencias, si se quiere. Y que este hecho venga relatado, más que representado, fundamentalmente en el segundo acto de los tres que componen este montaje de hora y media. Es decir, no se nos introduce con suficiencia en un ambiente fantasmagórico que justificase lo misterioso y lo paranormal. Sigue leyendo

Anuncio publicitario