No soy Dean Moriarty

Una pieza breve de Joan Yago sobre dos jóvenes que sueñan con ponerse en la carretera para dar sentido a su vida

En la globalización de la sociedad de consumo, el turismo sustituye al viajero, las aventuras se controlan por GPS y para sentir el verdadero riesgo debes aproximarte al infierno, ya sea escalar el Everest sin oxígeno o pasearte entre unos narcos. ¿Lo que cuenta Jack Kerouac no es, al fin y al cabo, una búsqueda de aquel pionerismo estadounidense que se adentraba en el oeste como una selva ignota repleta de peligros, pero en un planeta post bomba atómica? Es decir, llegó demasiado tarde. Nuevas reglas en el nuevo imperio, nuevos límites, nuevos parámetros, nuevos viajes iniciáticos; pero sin duelos en OK Corral. Y en esta obra de Joan Yago quizás tengamos a unos jóvenes a los que les falta madurar, que se niegan a comprender el mundo en el que viven o que directamente les repugna. Sigue leyendo

Mathilde

Marina San José encarna a Mathilde, una mujer que no se arrepiente de su relación con un adolescente

MathildefotoLa pregunta que esboza la autora francesa Véronique Olmi en su  texto radica en el conflicto moral entre los deseos cumplidos y la  ilegalidad de estos. Concretamente, una escritora de éxito se acuesta  con un adolescente de catorce años al que conoce en un taller de  escritura que ella misma imparte. Después, es encarcelada durante  tres meses. ¿Cómo gestionar este acto sin asumir un claro  arrepentimiento? ¿De qué manera su marido, un prestigioso oncólogo,  debe sobrellevar tal catástrofe? Son únicamente algunas de las  cuestiones que flotan en un contexto viciado hace mucho tiempo,  según se deduce de sus acusaciones y reparos. Sigue leyendo