El síndrome del copiloto

Vanessa Monfort adapta al teatro una de sus novelas para ofrecernos un espectáculo insípido y monótono que sorprende por su escenografía

El síndrome del copiloto - FotoNo esperaba que de la literatura del género bestseller romántico de mujeres para mujeres (con todo el paternalismo que destilan estos productos), con toda la autoayuda deleznable e ingenua, con toda la superficialidad que pretende ser profunda (inevitablemente cursi) y con el ánimo propio del coaching que ansía ayudar a las desvalidas féminas, tan perdidas ellas en el marasmo del patriarcado, tan inocentes ellas aún en este siglo veintiuno avanzado ya, que su versión teatral pudiera ofrecernos algo que se pudiera tildar de profundo, de maduro, de consistente o, incluso, de emotivo. Sigue leyendo

Anuncio publicitario