Pieza plástica

Una comedia vitriólica sobre las cargas sociales de las familias burguesas en nuestra contemporaneidad

Viene como una pequeña vuelta de tuerca a las comedias de situación, aunque la televisión hace mucho tiempo que entrega sarcásticas series con sus dosis de cinismo y de violencia más que aceptable e, incluso, si nos detuviéramos a deconstruirlas minuciosamente, superarían con creces lo políticamente correcto. Ahora mismo, por ejemplo, La que se avecina cumpliría perfectamente los parámetros de crítica social soterrada por un humor que no se anda con contemplaciones. A este éxito televisivo se le añaden cantidades ingentes de webseries y de sketches en YouTube que sencillamente desactivan las etiquetas «postdramaturgia» o «nueva dramaturgia alemana» (en este caso). No es más que otra etapa de la comedia americana que se lleva viendo en los hogares desde los años sesenta y que se alimenta de la comedia burguesa que llenaba los teatros estadounidenses desde principios del siglo XX. Dicho esto, Pieza plástica parte de un texto escrito por Marius von Mayenburg en el que destaca fundamentalmente la predisposición hipócrita de los personajes, plantados como muñecos tipo Barbie, que se enfrentan al público frontalmente, con un hieratismo insolente, como verdaderos vendedores de la teletienda sacando a relucir las virtudes de su modélica familia. Sigue leyendo