El duelo

Un relato corto de Anton Chéjov, llevado al teatro por Yakovlev de mano del Teatro de Arte de Moscú y representado por unos actores de grandísima categoría

CDN-El-duelo_Anton-ChejovLo de Chéjov es una pasión inútil. Uno busca y rebusca. Intenta descubrir las claves alegóricas entre las escenas anodinas, atrapar algún instante de verdad subterránea, pero se llega a la conclusión de que casi no hay nada. Tres horas con descanso en un escenario repleto de cabos colgando en una bahía en el Cáucaso donde se suceden lentamente cada uno de los actos. Allí se encuentra primeramente Laevski entre vino y más vino con su amigo Samoylenko para relatarle desesperadamente que ya no quiere a su amante. Por otro lado, conocemos a Von Koren, un naturalista defensor de la eugenesia. Ese es el duelo: las costumbres disolutas de Laevski al que no le importa mostrar a su amante contra la visión depuradora de alguien que quiere mejorar la especie acabando con estos vividores que ya no respetan ni el cinismo en la sociedad. Unas pizcas de humor negro. Algún personaje deslavazado en forma de sobrevenido amante o de señora con modales especialmente conservadores. También algo de diálogos que no llevan a ningún sitio.  Sigue leyendo